lunes, 9 de junio de 2008















Desde esta ventana, que contempla el mundo, recibid todos un
saludo y un abrazo cordial en nombre de la Música, que es cultura de paz. Juventudes Musicales de Sevilla contrajo desde 1954 un compromiso con la Cultura sevillana, con la Música especialmente y con sus intérpretes, con quienes se identifica y a quienes protege. Una pléyade enorme de éstos ha pasado por nuestros escenarios, en noble y rica emulación; todos pueden dar fé del trato recibido de nosotros, todos pueden testimoniar el respeto y el cariño que aqui encontraron, y así, con la fuerza y el vigor de su juventud, escribieron páginas hermosisimas de intérpretes ilusionados. Quienes dieron antaño sus primeros recitales son hoy ya artistas consagrados; no quiero mencionar a ninguno, porque si así lo hiciere, incurriría en omisiones odiosas e irresponsables. Ahí están nuestros archivos documentales: más de 2.000 conciertos y actos culturales constituyen hoy nuestro mejor patrimonio y a él apelo.

Pero tampoco ha descuidado Juventudes Musicales situar a Sevilla en el lugar que, por tradición y cultura, legitimamente le corresponde: las figuras de Rubinstein, Weissenberg, Kamenikova, Iturbi, Kempff, Victoria de los Angeles, Walid Akl, André Navarra, Esteban Sánchez, Alicia de Larrocha, Niños Cantores de Viena y un larguísimo y brillante etc. escribieron páginas de oro en el libro de nuestras actividades. Toda una revolución cultural que Sevilla no podrá olvidar jamás.Un nutrido grupo de jóvenes sevillanos universitarios pusieron su tiempo y sus medios al servicio de esta imponente actividad, que fue preparando a Sevilla para los grandes acontecimientos de la Exposición Universal de 1.992. Y con ella el resurgir esplendoroso de una ciudad que, salvo la aportación de Juventudes Musicales, había permanecido dormida en cómodo y placentero letargo. Ahora nuestra entidad dedica todo su esfuerzo a la protección de los intérpretes más jóvenes y a la presentación de los mejores premios de Concursos Internacionales (Paloma O'Shea de Santander, Las Rozas de Madrid, El Ferrol, Jaén, Infanta Cristina, Guerrero, etc.).
Nada de ello hubiera sido posible sin la colaboración desinteresada y constante de entidades públicas y privadas, que a lo largo del tiempo creyeron y apostaron siempre por nosotros: Escuela de Estudios Hispanoamericanos, Conservatorio Superior de Música "Manuel Castillo", Fundación Cajasol, Fundación Real Maestranza de Caballería, Excmo. Ayuntamiento de Sevilla, Excma. Diputación Provincial, Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, Escuela Reina Sofía de Madrid y atrás en el tiempo, el Ministerio de Cultura, la Dirección General de Bellas Artes y la Comisaría de la Música, sin que sea lícito omitir la colaboración prestada por la Federación territorial de JJ.MM. de Andalucía y los Planes de Conciertos de JJ.MM. de España. A todos ellos y muy singularmente al Instituto Británico, Fundación Focus y otros miembros del Patronato, nuestro más efusivo reconocimiento.

Y aquí estamos, prestos a continuar con la misma ilusión y entusiasmo de siempre, reiterando a todos Vds. Socios, Amigos y Colaboradores la solidaridad prestada, que suple con creces la exigüidad de los medios materiales, siempre escasos. Todo sea pues por la Música y la Juventud: no en vano es esa la
filosofía cultural que nos explica, nos define y nos justifica. Estamos convencidos de que, trabajando por la Música, estamos trabajando por la Paz y el entendimiento, y seremos más civilizados, más cultos y con ello más libres.

Julio GARC
ÍA CASAS
IN MEMORIAM MANUEL CASTILLO